Una Cadena

Una Cadena

EL fin de semana pasado hablando con un muy buen amigo en una de esas charlas que pocas veces en mi vida suceden, pero llegamos a las 4 am y nosotros seguíamos hablando de lo más frescos de la vida y de cualquier cosa que los amigos hablen, pero entrada la noche empezamos a hacer un repaso de la gente que ha pasado en nuestra iglesia o que salió de nuestro colegio y que eran amigos nuestros en común y nos dimos cuenta que muchos de ellos por alguna razón se quedaron en el camino o simplemente escogieron otro camino, algunos un buen camino pero diferente al nuestro y otros que lastimosamente están buscando en un lugar que no es correcto (Y no, no hablábamos de quedarse en una iglesia o moverse a otra, en lo absoluto)

Al hablar de esto pensábamos y discutíamos con tristeza en nuestros corazones acerca de lo increíble que puede ser una palabra de aliento, un mensaje o simplemente de verdad entregar la vida por nuestros amigos, y es que no estamos acostumbrados a cuidar, sino a que nos cuiden y que difícil es cuando alguien necesita y no encuentra a nadie, porque por su orgullo o carácter decide buscar en las amistades equivocadas o simplemente no le gusta “que nadie sepa cómo se siente”

2 Corintios 1:4

El cual nos consuela en todas nuestras tribulaciones, para que podamos también nosotros consolar a los que están en cualquier tribulación, por medio de la consolación con que nosotros somos consolados por Dios.

Muchos de nosotros pensamos que lo que nos ha pasado no sirvió más que para contar una historia triste a alguien que te importa, o simplemente para que nos consuelen pero ¿y esa consolación es solo para nosotros? Qué tal si tú y yo nos dedicamos en lugar de tener una historia para contar a consolar a alguien que lo necesita, si decidimos usar esas 10 redes sociales que utilizan espacio en tu celular para buscar a esa persona que calladamente necesita de Dios! Y tú y yo podemos reflejarlo con un “Dios te bendiga” o “Dios te use” y no hablo de palabras sino de realmente buscar a alguien que probablemente ni las gracias nos dé pero pondrás algo en su cabeza para pensar, pero mejor aún, una semilla en su corazón

Yo alguna vez recibí un mensaje (probablemente tuyo) que decía “Dios te bendiga” o simplemente “como estas?” yo ya decidí cuidar a la gente que está alrededor mío, que dices, nos unimos en una sola cadena para cuidar a esa gente que nos importa y acercarlos a Cristo?

Si has sido consolado ¿Decidirías consolar a alguien más con el consuelo que Dios puso en tu corazón? ¿Empezamos… ya?

Atte. Rodolfo Santos

~ by Rodolfo Santos on November 17, 2015.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

 
%d bloggers like this: